SALADO DIGITAL

Edición digital de Revista "ENTRADA LIBRE". Actualidad, Noticias, Fotos, Notas, Reportajes, Eventos y Espectáculos de Chascomús, General Belgrano, Ranchos, Lezama, Monte, castelli. Cuenca del Salado (Prov. Buenos Aires. Argentina). Reservados todos los derechos. Todas las imágenes que aparecen en este sitio están protegidas por la ley 11.723 de Derechos de Autor. Ninguna de ellas puede ser reproducida y/o utilizada sin previa autorización.

lunes, mayo 08, 2006

Reportaje: CHINA ZORRILLA

A teatro lleno se presentó en General Belgrano la obra “El Camino a la Meca”, protagonizada por China Zorrilla, Carolina Papaleo y Tony Vilas.
Ovacionados de pie por el público belgranense, los actores recibieron un recuerdo de su paso por el escenario del Cine Teatro Municipal de manos del Intendente Municipal Dardo Auricchio y del Director de Cultura y Medios de Comunicación Alberto Besada.
Luego de la función como único medio periodístico entrada Libre fue recibido en el camarín para entrevistar a la magnífica actriz rioplatense:
¿Qué mística tiene para un actor salir de gira por teatros de distintos ciudades?
Para mí ya es un clásico. Yo llegué a la Argentina hace treinta y cinco años, y en cuanto pude salí a recorrer el interior. A lo mejor es porque en el interior me reencuentro con mi Montevideo, que en esa época era mucho más chico aunque con una gran vida cultural y mucho público de teatro. Yo tengo anotado todo, y no sé a cuántas ciudades he ido en la Argentina, grandes y chiquitas.
¿Cuál fue el lugar más insólito en donde se presentó?
He actuado una vez en un garage de un pueblo tan chico que no tenía ni teatro. Les pregunto ¿qué me ofrecen? Y, un garage, con cincuenta sillas… Ahí voy, les dije yo. Y nunca tuve mejor público que el que llenó ese humilde garage. Ese lugar se llama San José de la China, y dentro de poco vamos a estar ahí, y les voy a contar esta historia.
¿Y con “El Camino a la Meca”?
Igual, vamos a ciudades grandes, ciudades chicas. Esta obra ya lleva cuatro años de estrenada. Nadie iba a imaginar que al ser una obra que te hace pensar, que es un planteo extraño en un país extraño, con un autor sudafricano, con el tema de la discriminación hacia los negros… Es inesperada la actitud de la gente que la ve y que la aplaude.
Es una obra muy intensa, y al final la gente se queda como vibrando…
Claro. Cuando sucedía la historia real de esta obra estaba Nelson Mandela preso, con toda la temática del apartheid. Todavía hoy hay pueblitos en que viven mil negros, con una sola canilla. Son los resabios que quedan del personaje que quiere meter a la vieja en el geriátrico. Es una historia que un poco hay que explicar para entender en qué contexto se ubica, porque a veces choca un poco.
A través de la obra el espectador descubre la Meca del personaje de Helen. ¿Cuál es la Meca de China Zorrilla?
Que no tenga que ponerme a llorar cuando vea una bandera uruguaya en un teatro argentino, como la que colgaron acá en General Belgrano. Eso ha sido algo habitual a lo largo de todos estos años, pero ahora estoy muy asustada y muy triste con lo que está pasando. Nunca creí que se podía llegar a esto. Yo nací rioplatense, mamá era argentina y fanática de su país. Murió en el 95, y nunca quiso cambiar el documento. Ella jamás renunció a ser argentina. Entonces para mí es muy difícil de explicar lo que está pasando, pero está muy fea la mano.
Comentábamos recién sobre rumores que decían que se suspendía su presentación en General Belgrano, que se alejaba de la actuación y cosas por el estilo ¿Tan afectada se siente por la situación que hoy se vive con el Uruguay?
El pueblo casi nunca se mete con lo que deciden los de arriba, pero a mí esto me duele como un dolor de muelas. Me siento mal desde que está este conflicto. Hablo con el embajador uruguayo, con Víctor Hugo Morales, con tipos como Ricardo Darín que me viene a saludar, a distraerme, a decirme que todo se va a arreglar, que no me preocupe. Pero esto es algo que jamás pensé que iba a ver, te lo juro por Dios. Yo siempre cuento cómo han cambiado los tiempo, porque cuando yo estaba en Montevideo y sube Perón, todos los opositores se van a vivir, se exilian allá. Al caer Perón, los peronistas se van a Montevideo, y les alquilaban las casas a los opositores que se volvían a la Argentina, pero todo en muy buenos términos. Y yo los veía a veces tomando café el peronista máximo con el oligarca máximo, y eran momentos duros pero que no estaban tan exacerbados los ánimos. No se decían vos peronista sos un hijo de puta, vos radical sos un hijo de puta… No, eran personas que pensaban distinto, y que por encima de todo eran argentinos. Y ahora un conflicto político y que se hable de ruptura de relaciones de Argentina y Uruguay… Habían dicho que yo me iba, pero viste cuando uno habla y dice, ay, yo me muero si pasa algo.. Entonces repiten: Dice China que se muere si pasa algo… No, no se puede tomar al pie de la letra ciertas declaraciones. Yo me quisiera ir ahora mismo a Montevideo y hablar con el mismo Tabaré y preguntarle qué es lo que pasa…
Volviendo a la bandera uruguaya, la colgó Daniel Serio, un fotógrafo montevideano que vive en nuestra ciudad ¿Qué sintió al verla?
¡Ay, me mataste con esa bandera! Fue una emoción muy grande, y esto lo voy a contar en todas las notas, porque de todas las cosas gratas que vimos estando de gira, la emoción que me dio esa bandera… Te voy a hacer un cuento de China. Cuando yo vivía en París con papá, hace como mil años, yo tenía cuatro años, Uruguay ganó un torneo y los jugadores iban a París. Allí le dijeron a papá que las esposas les decían que tenían que, por lo menos, ir a ver La Gioconda. A los jugadores no les divertía eso de ir a los museos, y papá los llevó a los once y los instaló frente a La Gioconda, y les dice, bueno, ahora sí se pueden ir tranquilos… Cuando llega el momento del partido, gana Uruguay y los franceses llevan la bandera para subirla al mástil. Nunca habían visto la bandera, ni sabían cómo se escribía Uruguay. Y la colgaron al revés. Los uruguayos gritaban ¡al revés, al revés!, y nadie entendía nada. Esa fue la primera vez en el mundo que se izó la bandera uruguaya al revés… (risas) El otro día me decían “China Zorrilla, cuatro veces Campeona Mundial”, dos por Argentina y dos por Uruguay. Eso es tener doble nacionalidad… Hay un poema de Borges que habla de los uruguayos, que se llama “Milonga para los Orientales”, y en la última estrofa dice “Milonga para que el tiempo/ vaya borrando fronteras/ por algo tienen los mismos /colores/las dos banderas”.

2 Comments:

  • At 3:32 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Great site loved it alot, will come back and visit again.
    »

     
  • At 12:17 p. m., Anonymous Anónimo said…

    I find some information here.

     

Publicar un comentario

<< Home